Terapia Regresiva

Tuve oportunidad de hacer Terapia Regresiva en dos ocasiones y las dos veces salí con la sensación que me habían tomado el pelo y el dinero.

Entré en la consulta con ojos de incrédula pero con el tiempo me di cuenta que las dos sesiones me habían ayudado terapéuticamente en un tema particular íntimo que llevaba arrastrando desde hacia mucho tiempo. Tuve que claudicar -como en otras ocasiones, que me dejaba llevar por resistencias, dudas y negaciones- y cambiar la idea de que las regresiones no eran más que tonterías.

La Terapia Regresiva me abrió un mundo desconocido pero que intuía -intuir no es lo mismo que pensar- que algo podía ser verdadero.

Libros del Dr. Brian Weiss lo expresaban. Él, como psiquiatra con ideas firmes y escépticas, vivió una experiencia con Catherine, una paciente que no terminaba de encontrar la solución a episodios de ansiedad, ataques de pánico y fobias que tenía. Pero fue a través de una sesión de hipnosis que no sólo encontró el origen y sanación de la paciente sino que ella misma le transmitió al Dr. Weiss información acerca de su familia y de su hijo que murió pocos días después de nacer.

Este hecho fue el inicio de una laboriosa investigación que ha dado a conocer a través de libros traducidos a 35 idiomas como 'Muchas vidas, muchos maestros'  (éste es el que explica la historia de Catherine), 'Los mensajes de los sabios', 'Lazos de amor', 'Muchos cuerpos, una misma alma', 'A través del tiempo' entre otros.

Leer estos libros me ayudó a profundizar en el mundo de la regresión pero aún había un ego con mirada escéptica que no hacía más que preguntarse 'y si esto que explica sólo es producto de una sofisticada imaginación y no hay nada de cierto?' Está claro que no estaba preparada para asimilar el concepto de la reencarnación.

Fue cuando descubrí otros autores que decían lo mismo (Michael Newton 'El viaje de las almas' o Juan José López Martínez 'La respuesta está en el alma', por ejemplo) y conocer personas sensatas y con los pies firmes en el suelo que argumentaban con naturalidad los procesos de las regresiones, cuando poco a poco me quité la venda opaca, escéptica e incrédula de mis ojos para dar paso a la verdadera intuición que tenía ganas de salir a la luz.

La Terapia Regresiva consiste en retroceder a otros tiempos para averiguar, poner consciencia y sanar conflictos difíciles de encontrar solución. A través de una relajación se llega a un estado de hipnosis que permite transportar a la persona al momento en que se origina el conflicto. El terapeuta va guiando la sesión pero el cliente nunca deja de ser consciente del estado actual. Si, por poner un ejemplo, en el momento de la sesión sonara el teléfono el paciente lo escucharía.

Se ha podido comprobar que durante la práctica las personas que están en manos de regresiones pueden hablar lenguas extranjeras que no conocen, nombran nombres, hechos, fechas o lugares que desconocían pero que se pueden confirmar que han sido reales.

La Terapia Regresiva es una terapia y, como tal, lejos de ser utilizada para temas superfluos se debería usar para dar salida a aspectos incrustados que no se encuentran soluciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Glòria Rabell
Terapeuta transpersonal
Instructora de meditación
Coach lúdico
Diseño web: Knüt

¿Quieres vivir una vida llena? Te doy las claves

Ebook Como vivir una vida llena
Descarga el ebook gratis 👉
¡Sí, lo quiero!
phone-handsetcrossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram