¿Para qué meditar?

La meditación es una práctica milenaria que cada vez es más extensa. Y no es que sea una cuestión de moda sino porque se ha descubierto y demostrado que dedicar unos minutos diarios a la práctica meditativa, la persona experimenta cambios favorables y obtiene mejoras que repercuten positivamente su calidad de vida.

A veces me han hecho preguntas del tipo, 'de qué me sirve la meditación?', ¿para qué debería meditar?'

Las respuestas son básicamente tres y están enlazadas entre ellas. Meditar es un entrenamiento que, si se practica a diario, ayuda a aflojar los pensamientos. Como consecuencia (a parte de los beneficios que nos aporta y que los enumeraré en otro artículo), la persona vive con más presencia y se acerca a la profundidad de su Ser.

Antes de entrar en el mundo de la meditación, había ocasiones que cuando leía, por ejemplo un libro, tenía que retroceder algunos párrafos o incluso páginas porque mi cabeza estaba en otro lugar. Ahora ya no me pasa y tengo que agradecerlo a la práctica meditativa. Aflojar los pensamientos significa calmar los más repetitivos, los que dan vueltas y más vueltas y que parece que nunca podemos sacarlos de la cabeza, los que son absurdos e innecesarios, los que provocan que nos equivoquemos, los que mientras estamos haciendo cualquier tarea o actividad la cabeza está en otro lugar, los que no nos permiten disfrutar de lo que estamos haciendo...

Meditar tranquiliza la mente

Ha habido personas que me han compartido que desde que meditan se dan cuenta de detalles que antes no eran conscientes. Recuerdo una chica que me comentó que después de años de hacer el mismo recorrido en coche cuatro veces al día para trasladarse de casa al trabajo y del trabajo a casa, descubrió que había una casa de color rojo que nunca se había fijado. Estar más presente significa valorar cada instante de la vida.

Meditar nos ayuda a vivir el aquí y el ahora

Conectar con el Ser más profundo, es llegar a acercarnos a lo que Somos, a la Esencia, a aquel rincón interno que nos aporta paz, que es puro, donde hay sabiduría, plenitud, felicidad, belleza, armonía, intuición... Y es que los pensamientos son los que nos alejan de nuestra parte profunda y es a través de la práctica meditativa que podemos acercarnos a ella.

Meditar permite estar con uno mismo

Aprender, practicar e incorporar la meditación en tu día te servirá para no tener que retroceder páginas como hacía yo, para descubrir casas rojas como le ocurrió a Montse y para disfrutar unos ratos contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Glòria Rabell
Terapeuta transpersonal
Instructora de meditación
Coach lúdico
Diseño web: Knüt

¿Quieres vivir una vida llena? Te doy las claves

Ebook Como vivir una vida llena
Descarga el ebook gratis 👉
¡Sí, lo quiero!
phone-handsetcrossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram