Se acercan las fiestas navideñas y, como cada año, hay un llamamiento al consumo desde hace semanas. Cada vez surgen más motivos para tener que regalar y cada vez hay menos inspiración. Las casas se inundan de paquetes, de 'pongos' y de otros utensilios que no tienen ninguna utilidad. Vivimos en una sociedad de consumo y parece que estamos obligados en eso de regalar, pero te hago una pregunta... ¿realmente te sale del corazón el regalo que eliges pensando en la persona destinataria o simplemente es un trámite que tienes que cumplir?

Tengo una propuesta... En vez de regalar cosas materiales que a veces son innecesarias, regala (a ti y a los tuyos) experiencias enriquecedoras (de aquellas que se quedan en el corazón para siempre) o cursos (de los que sí o sí habrá un aprendizaje, liberación y crecimiento como persona).

Por mi parte te facilito, por el momento, un par de cursos garantizados que se podrán realizar durante el próximo año 2022.

 

Evolución Consciente

Ya llevo años impartiéndolo y al principio no podía tener ninguna valoración pero ahora ya tengo suficientes resultados para poderlo decir con total seguridad. Los cambios que propone el curso son notables. Cada persona tiene su ritmo, obviamente, pero para algunas es un inicio para su despertar y poder vivir con más consciencia, para otras les sirve para hacer cambios sutiles y hay quien el curso le aporta el empujón que necesita para importantes transformaciones.

La persona que se da la oportunidad de hacer el curso recibe la información que nos hubiera gustado conocer desde la infancia. Aprendimos matemáticas, historia, ciencias y otras asignaturas importantes que fomentan la cultura pero se olvidaron de

Quien se apunta al curso es persona afortunada porque en solo seis sesiones el participante recibe conocimientos muy valiosos para poder llevar a cabo en su día a día.

Próximo curso en Girona. Sábados 15-29 de enero, 12-26 de febrero y 12-26 de marzo de 9,30 a 13,30h

A lo largo del año habrá nuevas fechas. Te iré informando.

 

Meditación

Es tambien una muy buena opción de regalo. Aprender a meditar para

Saber meditar es un regalo que te haces a diario. Los que lo practicamos ya lo sabemos. Pero se tiene que aprender para poder sacar el máximo provecho. El curso de meditación es totalmente práctico e incluye la explicación teórica a través de un ebook y el seguimiento de varias semanas a nivel individual para aclarar cualquier obstáculo que pueda surgir.

Próximos cursos en Girona.

10-11-13-14 de enero de 18,30 a 20h aproximadamente

14-15-17-18 de febrero de 11 a 12,30h aproximadamente

A lo largo del año habrá nuevas fechas. Te iré informando.

 

No quiero olvidarme de los retiros en Lanzarote. Por motivos obvios en estos momentos están en reposo esperando que llegue el momento adecuado para volverlos a ofrecer.

Los retiros consisten en una semana de desconexión de tu entorno para conectarte contigo y aprender, compartir y disfrutar de la energía y de los paisajes de la isla. Todavía no hay fechas concretas. Te iré informando.

Espero que este artículo te sirva como inspiración a la hora de escoger regalos para tus seres queridos. Ten en cuenta que la felicidad no está en el exterior. No la conseguirás a través de cosas materiales ni de personas. La verdadera felicidad está en sintonía contigo.

 

Si quieres apuntarte an alguno de los cursos no dudes en escribirme en gloria@gloriarabell.com

Parar, sentarse, percibir, ser... Eso es meditar

Meditar es sinónimo de sencillez, quietud, plenitud, tranquilidad

La meditación es un camino que aporta paz mental, emocional y corporal

Con la práctica diaria se llega a aflojar los pensamientos y a desconectarse de la mente parlanchina y programada para conectarse con la inmensidad del ser.

La meditación es el camino para encontrarse con uno mismo/a

Es una práctica de interiorización que permite conectar con la paz interna que somos.

La meditación es hacerse amigo del silencio

El silencio es el camino que te lleva al espacio sagrado que hay en el interior de cada uno y de cada una. Es silenciar la mente para que hable el corazón.

La meditación es una práctica que te ayuda a vivir el presente

Es el arte que implica situar la atención exclusiva e ininterrumpidamente en el presente. Es vivir la vida en plena consciencia con lo que hay.

La meditación es un regalo que te haces a ti

Con la práctica, regresamos al estado natural que todo ser humano tiene en su interior. Nos hemos olvidado de este estado innato porque le hemos dado el poder a la mente parlanchina que está llena de pensamientos recurrentes, absurdos y que nos entorpecen de poder saborear la vida como se merece.

La meditación es el camino que debería transitar cualquier proceso terapéutico. Por ello, cada vez hay más médicos, psicólogos y enfermeras que recomiendan estas prácticas a sus pacientes. Y cada vez hay más empresas, hospitales y colegios que ofrecen prácticas meditativas a sus empleados o alumnos. No tiene nada que ver empezar el día meditando que empezarlo con estrés.

Meditar NO es respirar de forma consciente

Aunque para el principiante a la práctica meditativa, la técnica de estar atento a la respiración ayuda a la iniciación, la meditación va más allá de poner la atención a las inspiraciones y espiraciones.

Meditar NO es pensar

La expresión 'voy a meditar sobre tal cosa' confunde al utilizar la palabra 'meditar' como sinónimo de pensar. Y es precisamente lo contrario. La meditación es una técnica que ayuda a aflojar la mente del ajetreo de los pensamientos.

Cuando se medita NO se trata de poner la mente en blanco

El mito de 'dejar la mente en blanco' solo consigue frustrar a cualquier iniciador. Los pensamientos van y vienen, aparecen automáticamente a todo ser humano, sea meditador o no. Pero con la práctica profunda llega un momento en que entre pensamiento y pensamiento aparece un espacio de auténtica paz.

Meditar NO significa tratar de dirigir o anular los pensamientos

Lo único que conseguiríamos sería precisamente el efecto contrario, quedarnos más atrapados a ellos. La meditación no es una técnica para controlar la mente, es un entrenamiento para suavizarla.

Meditar NO es una técnica de relajación

Por supuesto que la meditación va acompañada de la relajación corporal pero la relajación es tranquilizar el cuerpo y la meditación es tranquilizar la mente. Escuchar música tranquila ayuda a relajarnos pero el silencio es el que te lleva a encontrar el espacio sagrado que hay en ti.

Meditar NO es visualizar

La visualización es dirigir la mente hacia situaciones agradables a través de la imaginación. Es una buena técnica para transportarte, a través de los pensamientos, en ambientes y sensaciones gratas y placenteras pero la práctica meditativa te lleva a profundizar más interiormente.

Meditar NO es sinónimo de esfuerzo, tortura o aburrimiento

Si en tus prácticas sientes este tipo de sensaciones es que no estás meditando porque cuando incorporas la meditación en tu día a día, meditar es placentero y surge la necesidad de practicar y practicar.

Empezar un recorrido de crecimiento personal es algo que para muchas personas les llega a su vida sin darse cuenta. De repente, están pidiendo información sobre cómo meditar, acuden a una charla informativa inspiradora, o les llega un libro sugerente en el que empiezan a abrir los ojos. Sin duda, los talleres, cursos y retiros son las estrellas que iluminan el camino alternativo para aprender a vivir con una mirada más profunda.

Cada cual tiene su momento y su camino para experimentar la consciencia, paz interior, sabiduría y amor que todos somos.

Pero ¿es mejor empezar con la meditación? o ¿es preferible primero entrar en el camino del 'darse cuenta'?

La respuesta es que ambas opciones son perfectas. Da igual por dónde se empieza. Una te lleva a la otra. Una, sin la otra, es estar a medias.

Conozco a personas meditadoras de muchos años que invierten hasta dos horas diarias a la práctica milenaria y, sin embargo, no saben cómo reaccionar ante un atasco, qué hacer para gestionar las emociones adecuadamente, o se quedan enganchados a un ego o viven acordes a unas creencias que no se dan ni cuenta que les limitan.

Y conozco a personas que tienen la sabiduría interior de cómo ir por la vida sin que lo externo les afecte, pero no saben cómo llegar a encontrarse consigo mismos.

Lo ideal es compaginar meditación con crecimiento interior y espiritual.

La meditación te permite entrar en tu interior, aumentar tu consciencia, aflojar los pensamientos, anclarte en el presente... Los cursos de crecimiento personal que te ofrezco te ayudan a reconocer y entender el comportamiendo del ego, a traspasar o transformar las creencias limitantes, a suavizar la mente que te lleva directo a una vida plena y consciente.

¿Necesitas un cambio en tu vida? ¡Tienes ambas oportunidades!

Por un lado, todavía estás a tiempo para inscribirte al curso de Evolución Consciente. Aquí encontrarás toda la información.

Y para el próximo mes, habrá nuevos cursos para aprender a meditar. Recibirás en breve la información de los horarios.

Si te resuena y lo sientes, deja de lado las excusas mentales y lánzate a la experiencia. ¡Nos vemos pronto!

La meditación es el arte que permite aflojar los pensamientos e ir más allá de lo que creemos ser, -de egos y personajes creados según la educación y experiencias vividas-.

Permite acercarte a aquel rincón que está en tu interior y que te lleva Paz, Felicidad, Armonía y un etcétera que normalmente se suele buscar en el exterior. Dicho de otro modo, la meditación es un estado de presenta de lo que somos realmente.

Los humanos dejamos de ser lo que somos -Esencia- (que es la que aporta Paz, Felicidad, Armonía...) y le damos más importancia, poder y fuerza a la parte mental, mucho más de la necesaria.

En cambio, a diferencia de nosotros, en la naturaleza las plantas, árboles, animales son plantas, árboles y animales. No se alejan de lo que son para convertirse en otras entidades.

La naturaleza emite una frecuencia que sintoniza con la práctica meditativa y permite que haya una conexión positiva en ti. Te contagias de su esencia, que es la que invita al reposo de la mente, y a conectar con tu Esencia, con lo que eres.

Si además de meditar en la naturaleza tienes la oportunidad de hacerlo en grupo, es un regalo para la mente y el alma.

Meditar transforma

Meditar en la naturaleza realza la transformación

Meditar en la naturaleza y en grupo, permite que la experiencia meditativa sea sublime.

Te propongo tres encuentros para practicar.

Los próximos martes 9 de julio, 30 de julio y 27 de agosto de 20,20 a 21,30h

nos encontraremos en el Parque Migdia de Girona para meditar en grupo y en el exterior.

Saber vivir cada instante, cada momento como si fuera único y especial es un arte que cada vez hay más personas que lo incorporan en su vida.

Los hay que lo hacen de manera natural pero para los que no saben, requiere un entrenamiento para aprender a estar presente en cada momento.

No vive el presente implica que cualquier actividad que se hace va acompañada de unos pensamientos que no tienen nada que ver con lo que se está haciendo. Este 'hacer lo que sea' pero que la cabeza esté en otro lugar es un desgaste energético que, a la larga, puede repercutir negativamente al cuerpo físico a través de una enfermedad.

Cocinamos pensando en la bronca del jefe, caminamos por la naturaleza pensando en lo que haremos al llegar a casa, nos duchamos pensando en las últimas vacaciones, leemos un libro y tenemos que recular lo que hemos leído porque no nos enteramos de lo que estamos leyendo.. Y continuamente nuestra cabeza está en otra historia que no tiene nada que ver con lo que hacemos.

Mindfulness es la técnica para aprender a estar en el presente. Es saber decir lo que hacemos mientras lo estamos haciendo. 'Mind' quiere decir mente. 'Fulness' quiere decir lleno. No hay una palabra en castellano que traduzca Mindfulness. Pero 'atención plena' o 'atención consciente' es lo que más se puede aproximar. Mindfulness, por lo tanto, significaría 'poner atención de manera consciente a aquello que se está haciendo'.

Lo contrario de Mindfulness es vivir con el piloto automático, que es lo que la mayoría de gente suele vivir. Es decir, hacer sin darnos cuenta de lo que estamos haciendo, siendo esclavos de nuestros propios hábitos y viviendo la vida como si fuéramos robots sin apreciar ningún instante de manera consciente.

Quien ha practicado Mindfulness se da cuenta de lo que es enriquecedor poder saborear cualquier tarea, actividad o experiencia vivida con todos los sentidos, notando y sintiendo lo que se está viviendo.

La ducha diaria podría ser un buen ejemplo. Es habitual que el momento de la ducha sea vivida con total rutina sin poner atención en ningún momento que dura el proceso de ducharse. Una ducha vivida con la filosofía de Mindfulness sería:

-Estar presente en el ruido del agua

-Sentir la sensación cuando el agua recorre el cuerpo

-Notar si el agua tiene la temperatura ideal

-Ser consciente del momento de abrir y cerrar el grifo de la ducha

-Ser consciente del momento de coger la botella del gel o del champú

-Sentir el olor que desprende el geo o el champú

-Estar presente en el enjuague

-Estar presente en el secarse

-Notar la textura de la toalla

Vivir el momento de la ducha como una experiencia única es un regalo diario que no se suele apreciar.

No en vano la palabra 'presente' sea sinónimo de 'regalo'. Te invito a la reflexión para luego pasar a la acción.

Parar, sentarse y entrenar la mente para aflojar los pensamientos es una técnica cada vez más extensa. Si hay millones de personas que meditan diariamente por alguna razón será.

Hay estudios e investigaciones que demuestran que meditar asiduamente se obtienen muchos beneficios. La meditación repercute a diferentes áreas del cerebro que hace que disminuya factores negativos como la tensión y la ansiedad y aumenta las emociones positivas como el bienestar y la felicidad.

Los resultados indican que las personas que meditan con regularidad, a parte de calmar la mente, tienen una mayor calidad de salud y vitalidad que los que no lo hacen. La meditación también ayuda a ampliar perspectiva delante los  obstáculos diarios y permite tener más claridad. Ayuda a conectar en la profundidad del Ser i a encontrar un sentido a la vida.

Los beneficios los encontramos tanto a nivel físico como emocional y espiritual. Entre otros, con la meditación lograrás:

Nivel físico

Aumenta el flujo de energía vital

Refuerza y estimula el Sistema Inmunológico

Disminuye el ritmo cardíaco

Activa la circulación sanguínea

Mejora el funcionamiento del aparato respiratorio

Relaja el cuerpo

Reduce la intensidad del dolor

Nivel emocional y psicológico

Baja las emociones negativas y los cambios de humor drásticos

Reduce la ansiedad, tensión, estrés

Aumenta la sensibilidad, empatía, espontaneidad, humor, concentración, creatividad

Aporta claridad mental

Mejora el rendimiento en el trabajo, estudios, deportes

Incrementa la confianza en uno mismo

Aumenta la autoestima

Nivel espiritual

Ayuda a encontrar un sentido más profundo a la vida

Ayuda a conectar más profundamente con la Esencia

Ayuda a aprender a vivir con más plenitud

Favorece a la expansión de la Consciencia

Antes meditar era aconsejable, ahora es necesario. Que actualmente la meditación esté en un momento de expansión no es casual. Hace miles de años que se practica, sino funcionara hubiera caído por su propio pie. Si quieres mejorar tu vida, ni lo dudes... ¡¡Medita!!

Reduce

La meditación es una práctica milenaria que cada vez es más extensa. Y no es que sea una cuestión de moda sino porque se ha descubierto y demostrado que dedicar unos minutos diarios a la práctica meditativa, la persona experimenta cambios favorables y obtiene mejoras que repercuten positivamente su calidad de vida.

A veces me han hecho preguntas del tipo, 'de qué me sirve la meditación?', ¿para qué debería meditar?'

Las respuestas son básicamente tres y están enlazadas entre ellas. Meditar es un entrenamiento que, si se practica a diario, ayuda a aflojar los pensamientos. Como consecuencia (a parte de los beneficios que nos aporta y que los enumeraré en otro artículo), la persona vive con más presencia y se acerca a la profundidad de su Ser.

Antes de entrar en el mundo de la meditación, había ocasiones que cuando leía, por ejemplo un libro, tenía que retroceder algunos párrafos o incluso páginas porque mi cabeza estaba en otro lugar. Ahora ya no me pasa y tengo que agradecerlo a la práctica meditativa. Aflojar los pensamientos significa calmar los más repetitivos, los que dan vueltas y más vueltas y que parece que nunca podemos sacarlos de la cabeza, los que son absurdos e innecesarios, los que provocan que nos equivoquemos, los que mientras estamos haciendo cualquier tarea o actividad la cabeza está en otro lugar, los que no nos permiten disfrutar de lo que estamos haciendo...

Meditar tranquiliza la mente

Ha habido personas que me han compartido que desde que meditan se dan cuenta de detalles que antes no eran conscientes. Recuerdo una chica que me comentó que después de años de hacer el mismo recorrido en coche cuatro veces al día para trasladarse de casa al trabajo y del trabajo a casa, descubrió que había una casa de color rojo que nunca se había fijado. Estar más presente significa valorar cada instante de la vida.

Meditar nos ayuda a vivir el aquí y el ahora

Conectar con el Ser más profundo, es llegar a acercarnos a lo que Somos, a la Esencia, a aquel rincón interno que nos aporta paz, que es puro, donde hay sabiduría, plenitud, felicidad, belleza, armonía, intuición... Y es que los pensamientos son los que nos alejan de nuestra parte profunda y es a través de la práctica meditativa que podemos acercarnos a ella.

Meditar permite estar con uno mismo

Aprender, practicar e incorporar la meditación en tu día te servirá para no tener que retroceder páginas como hacía yo, para descubrir casas rojas como le ocurrió a Montse y para disfrutar unos ratos contigo.

El ser humano se diferencia de la mayoría de los seres vivos por su capacidad de pensar. Los pensamientos por sí solos son inofensivos, nos conectan con recuerdos, memorias y experiencias vividas.

Nos hacen viajar al pasado, obsesionándonos por alguna vivencia ya sea buena o mala según la visión que tengamos y nos hacen viajar hacia el futuro, preocupándonos por alguna supuesta vivencia incierta que no sabemos cómo vamos a vivir o si tan siquiera si la viviremos.

Los hay quer provocan reacciones de bienestar y otros que los catalogamos como perjudiciales. Pero tanto si son positivos como negativos estamos sometidos a ellos y, a menudo, no los podemos sacar de la cabeza... Pasa a menudo y a la mayoría de la gente.

Los que lo han estudiado a fondo o lo han investigado nos dicen que aproximadamente el 85% de pensamientos son absurdos, inútiles y repetitivos.

No hay nada de malo recordar aquel hecho que vivimos de manera traumática o agradable ni pensar cómo será el encuentro con esa persona que estamos conociendo. Lo que nos perjudica es quedarnos atrapados en ellos, porque quedarnos pegados en los pensamientos representa que la cabeza le da vueltas y más vueltas y eso se traduce, por una parte, en un desgaste energético brutal que repercute negativamente al cuerpo físico y, por otro lado, de igual importancia, nos priva de vivir el presente, que es el único momento real que existe.

Vivir el presente es esencial si lo que queremos es vivir una vida consciente. La mayoría de las personas ni se plantean la posibilidad de poder enriquecer su vida a través de un cambio de clic.

Por lo tanto, lo primero que tenemos que hacer es tratar de encontrar la manera de hacernos amigos de los pensamientos. Podemos utilizar dos técnicas para aflojarlos.

Una, meditar. entrenar la mente para hacer pequeños los pensamientos, para no tener tantos, para darse cuenta que los pensamientos son una cosa y nosotros somos otra que no nos pertenece ni tan siquiera forman parte de nosotros, para darnos cuenta que entre pensamiento y pensamiento hay un espacio vacío lleno de bienestar...

Y dos, transformar los pensamientos negativos en pensamientos positivos. También es un entrenamiento y se puede adquirir a través de ejercicios breves y sencillos pero constantes. Saber la manera de adquirir la habilidad de pensar positivamente obtenemos una mayor calidad de vida y repercute directamente a la salud. Ya lo dicen: 'mente sana, cuerpo sano'.

En algún rincón de internet encontré una frase que lo resume: 'Un gran error es arruinar el presente, recordando un pasado que ya no tiene futuro'.

Se sabe que la práctica de hacer silencio es muy antigua. Hace miles de años que sabios y místicos de muchas culturas y de algunas religiones nos lo han explicado.

Practicar silencio nos ayuda a conectar con esa parte interna que es sagrada, la fuerza vital que nos acompaña desde que nacimos, la sabiduría innata que existe en nuestro interior.

Practicar silencio va más allá de la ausencia de palabras y de ruidos. Es escuchar nuestro interior, pero no de pensamientos. Precisamente es ir más allá de los pensamientos. De hecho, éstos son los que no nos dejan acceder a esta parte interna, potente, poderosa y desconocida para muchos.

Practicar silencio es transformador. Y esa transformación enriquece notablemente nuestra vida.

Podemos practicar silencio a través de la meditación -que es el entrenamiento mental de manera consciente y voluntaria para suavizar los pensamientos ruidos e inútiles que molestan de manera insistente- y también se puede cultivar en el día a día, cuando comemos, cuando hacemos deporte, cuando cocinamos, cuando escuchamos y en cualquier actividad cotidiana que la hagamos desde la presencia consciente de darnos cuenta de lo que estamos haciendo mientras lo hacemos.

Para lograrlo nos ayuda el silencio externo. Fuera estorbos. Ningún ruido. Ningún obstáculo que tambalee la enriquecedora experiencia.

A medida que vamos entrando en el contacto del silencio nos es tan agradable que llega un momento que cada vez valoramos más los ratos de ningún ruido, ni interno (pensamientos) ni externo.

Es fácil acostumbrarse al silencio porque nos acerca al SER, aquello que es sagrado. Sí, en mayúsculas. Yo lo llamo Esencia, otros, Consciencia o Yo Profundo o Alma o Verdadera Naturaleza... No importa el nombre que se le dé. lo que sí interesa -y mucho- es acercarnos a ello, es rozarlo porque cuando lo hacemos se nos hace difícil desengancharnos y es cuando podemos experimentar que el silencio es transformador.

Glòria Rabell
Terapeuta transpersonal
Instructora de meditación
Coach lúdico
Diseño web: Knüt

¿Quieres vivir una vida llena? Te doy las claves

Ebook Como vivir una vida llena
Descarga el ebook gratis 👉
¡Sí, lo quiero!
phone-handsetcrossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram